pareja y depresión

Cómo ayudar a tu pareja con depresión

Permanecer al margen cuando una pareja lucha contra la depresión puede parecer una experiencia impotente. Puedes sentirte confuso, frustrado y abrumado.

Puede que sientas que todos tus intentos de «ayudar» a tu pareja son rechazados o, peor aún, ignorados. Incluso puedes empezar a sentirte responsable de la depresión de tu pareja de alguna manera. No estás solo.

La depresión es una enfermedad aislante que puede afectar negativamente a las relaciones y hacer que los seres queridos se sientan indefensos y asustados.

El estado de ánimo en la depresión mayor suele describirse como triste, desesperanzado, desanimado o decaído, pero también puede incluir ira persistente.

Son frecuentes los arrebatos de ira y culpar a los demás. El retraimiento social y la falta de interés o placer son frecuentes entre las personas deprimidas. Los familiares notan que las personas deprimidas ya no parecen interesadas en encontrar la alegría.

Todos estos factores pueden dificultar saber cómo ayudar a una pareja deprimida. Pero tu apoyo es importante. No puedes curar la depresión de tu pareja, pero puedes ayudarla en el camino hacia la recuperación.

Depresión y relaciones

La enfermedad mental, incluida la depresión, es algo que cada persona debe afrontar y gestionar a su manera. Pero también afecta a las relaciones con los amigos, la familia y, sobre todo, la pareja.

Las personas más cercanas a alguien que vive con depresión pueden ser una enorme fuente de amor, consuelo y apoyo. Pero a menudo pueden sentir una enorme presión.

hombre deprimido

Las parejas tienen más probabilidades de divorciarse cuando uno o ambos cónyuges padecen una enfermedad mental. Un estudio multinacional de 2011 descubrió un aumento del 12% en la prevalencia del divorcio.

Pero también hay buenas noticias. Esa diferencia no suele ser el resultado de la culpa de ninguno de los miembros de la pareja.

Más bien, proviene de cómo interactúan y se comunican, y de cómo afrontan ambos miembros de la pareja los síntomas de la enfermedad.

Esto significa que hay mucho que puedes hacer para ayudar a tu relación a superar las dificultades.

La comunicación, la empatía y la comprensión son las claves del éxito de cualquier relación, y especialmente importantes cuando uno o ambos miembros de la pareja padecen una enfermedad mental.

Karen y Julie proporcionaron algunas preguntas excelentes para ayudarte a ti y a tu pareja a iniciar este largo y difícil, pero en última instancia alegre y gratificante viaje. Juntos.

Reconocer los signos de la depresión

Cuando se trata de depresión, es crucial diferenciar entre una mala racha pasajera y los signos de una condición más seria que necesita atención.

mujer deprimida

Aquí te ayudaré a identificar las señales de alerta para reconocer si tu pareja podría estar sufriendo de depresión.

Los síntomas de la depresión pueden incluir:

  • Cambios en el estado de ánimo: Una tristeza persistente o un vacío que parece no desaparecer.
  • Pérdida de interés: Desinterés en actividades antes disfrutadas, incluyendo hobbies, vida social, o intimidad.
  • Alteraciones del sueño: Insomnio o dormir demasiado, cambios en los patrones de sueño.
  • Cambios en el apetito y peso: Puede ser un aumento o una disminución significativa en el apetito o el peso sin estar a dieta.
  • Fatiga: Sentimientos de cansancio constante, incluso sin haber realizado grandes esfuerzos.
  • Problemas de concentración: Dificultades para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones.
  • Síntomas físicos inespecíficos: Dolores y molestias sin una causa clara que no se alivian con tratamiento.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa: Autocrítica severa o culpa irracional por errores pasados.
  • Pensamientos de muerte o suicidio: Pensamientos frecuentes sobre la muerte, pensamientos suicidas o intentos de suicidio.

Es importante no ignorar estos signos si los notas en tu pareja. Pero igualmente esencial es la manera en que los abordas:

  • Evita juicios: Reconoce que la depresión es una enfermedad y no un defecto de carácter.
  • Muestra empatía: Comunica tu preocupación desde un lugar de amor y apoyo.
  • Escucha activamente: A veces, simplemente escuchar sin interrumpir o dar consejos no solicitados puede ser muy reconfortante.
  • No minimices sus sentimientos: Evita comentarios como «ya se te pasará» o «otros están peor», que pueden hacer sentir a tu pareja que no es entendida.
  • Ofrece apoyo para buscar ayuda profesional: La depresión es tratable, y el apoyo profesional es clave en el proceso de recuperación.

Recuerda que estos síntomas deben ser persistentes y afectar significativamente la capacidad de tu pareja para funcionar en el día a día para considerarse parte de un cuadro depresivo.

Si notas varios de estos signos en tu pareja, podría ser el momento de abordar tus preocupaciones y sugerir buscar ayuda juntos. La observación sin juicio y la acción compasiva pueden ser los primeros pasos para ayudar a tu pareja a encontrar el camino hacia la recuperación.

¿Cómo ayudar a tu pareja con depresión?

Cuando el amor se ve ensombrecido por la niebla de la depresión, encontrar la luz puede parecer una travesía desalentadora tanto para quien la padece como para su pareja.

Si tu ser querido está luchando contra esta silenciosa batalla, es natural querer tender una mano y buscar formas de aliviar su dolor.

pareja deprimida

La depresión es compleja y multifacética, y el apoyo de un compañero puede ser un faro de esperanza en el camino hacia la recuperación.

Esta guía es un primer paso para entender cómo puedes convertirte en un pilar de apoyo para tu pareja, brindando comprensión, paciencia y amor incondicional mientras navegan juntos por las turbulentas aguas de la depresión.

Aprende sobre la depresión

Aunque la característica esencial del trastorno depresivo mayor es un periodo de al menos dos semanas durante el cual hay un estado de ánimo deprimido o pérdida de interés o placer, la depresión no es una enfermedad estática.

hombre con depresión profunda

Las personas con depresión pueden tener días muy buenos, incluso unos cuantos días buenos seguidos, sólo para volver a experimentar un estado de ánimo significativamente deprimido. Hay un flujo y reflujo en la depresión que no siempre comprenden los seres queridos.

La depresión puede incluir los siguientes síntomas:

  • Sentimientos de tristeza, llanto o desesperanza
  • Cambios en el apetito (incluyendo aumento o pérdida de peso)
  • Alteraciones del sueño (dormir demasiado o muy poco)
  • Pérdida de interés o placer en las actividades normales
  • Fatiga (incluso las pequeñas tareas pueden requerir tiempo extra)
  • Ansiedad o agitación
  • Ataques de ira
  • Sentimientos de inutilidad o culpabilidad (incluida la rumiación de acontecimientos pasados)
  • Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones
  • Pensamientos frecuentes de muerte, incluidos pensamientos suicidas
  • Síntomas físicos inexplicables

Un primer paso importante para ayudar a tu pareja es comprender la enfermedad. Los síntomas de la depresión pueden variar y cambiar con el tiempo.

Puedes leer sobre la depresión y consultar a un profesional para obtener más información, pero la mejor forma de comprender cómo experimenta la depresión tu pareja es hacer preguntas abiertas y utilizar la escucha empática.

Ofrecer apoyo

Puede que pienses que la mejor forma de ser útil es encontrar el mejor tratamiento disponible en tu zona, buscar grupos de apoyo o hablar con otras personas que luchan contra la depresión para averiguar qué «funciona», pero a menudo lo mejor que puedes hacer por tu pareja es simplemente estar a su lado.

mujer consolando hombre con depresión

No tienes todas las respuestas, y no pasa nada, pero lo que puedes hacer es sentarte y escuchar. Puedes coger la mano de tu compañero, ofrecerle abrazos y estar presente. Puedes responder con frases alentadoras:

  • «Dime qué puedo hacer para ayudar».
  • «Eres importante para mí».
  • «Estoy aquí para ti».
  • «Superaremos esto juntos».

Anímale a buscar tratamiento

Para muchas personas con depresión, los síntomas son lo bastante graves como para causar problemas notables en las actividades cotidianas, como el trabajo, los estudios, las actividades sociales o las relaciones.

Otras personas, sin embargo, pueden no reconocer que están deprimidas.

pareja en tratamiento

Puede que no comprendan los síntomas de la depresión y piensen que sus sentimientos son sólo algo que tienen que soportar.

Con demasiada frecuencia, la gente cree que sólo tiene que querer mejorarse a sí misma, pero la depresión rara vez mejora sin tratamiento. Puedes ayudar a tu pareja fomentando el tratamiento y estando presente durante las citas.

Ayuda a tu pareja a considerar la posibilidad de recibir tratamiento haciendo lo siguiente:

  • Comparte los síntomas que has notado
  • Expresa tu preocupación
  • Expresa tu voluntad de ayudar, incluyendo la concertación y preparación de las citas
  • Habla de lo que has aprendido sobre la depresión
  • Habla sobre las opciones de tratamiento, incluyendo psicoterapia, medicación y cambios en el estilo de vida

Crea un ambiente de apoyo en casa

Es importante recordar que la depresión de tu pareja no es culpa de nadie. Aunque no puedas arreglarlo, tu apoyo ayudará a tu pareja a superar este momento difícil.

mujer llorando apoyada por su pareja

Los cambios en el estilo de vida pueden suponer una gran diferencia durante el proceso de tratamiento.

Dado que la depresión puede mermar la energía de una persona y afectar tanto al sueño como al apetito, a las personas deprimidas puede resultarles difícil tomar decisiones saludables.

Tú puedes ayudar:

  • Céntrate en una alimentación sana. Involucra a tu pareja en la planificación y preparación de comidas sanas para fomentar una mejor elección de alimentos.
  • Haced ejercicio juntos. El ejercicio diario puede mejorar tu estado de ánimo. Planifica un paseo diario a pie o en bicicleta para inspirar la vuelta al ejercicio.
  • Ayuda a tu pareja a seguir el tratamiento. Siempre que sea posible, conducid juntos a las citas y sentaos en la sala de espera. La psicoterapia puede ser emocionalmente agotadora en las primeras fases. Contar con apoyo ayuda.
  • Crea un entorno poco estresante. Las rutinas pueden ayudar a las personas deprimidas a sentirse más en control de su vida cotidiana. Plantéate crear un horario diario para ocuparte de las comidas, la medicación y las tareas domésticas.
  • Haced planes juntos. La depresión puede provocar una pérdida de interés por las actividades placenteras. Por ello, las personas deprimidas a veces evitan las interacciones sociales. Organiza una cita semanal para alquilar una película, ir de excursión o incluso jugar a juegos de mesa. Empieza poco a poco para ayudar a tu ser querido a empezar a socializar de nuevo.
  • Dale refuerzos positivos. Cuando las personas se sienten desesperanzadas, tienden a juzgarse duramente. Asegúrate de señalar los puntos fuertes y las áreas de mejora para ayudar a tu pareja a ver los progresos.

Céntrate en pequeños objetivos

La depresión parece abrumadora. Cuando alguien está gravemente deprimido, incluso el acto de levantarse de la cama puede parecerle una tarea monumental.

Puedes ayudar a tu pareja fijando y reconociendo pequeños objetivos y logros diarios.

hombre con ordenador y pareja detrás

Dividir las tareas más importantes (por ejemplo, solicitar un nuevo trabajo) en tareas más pequeñas (por ejemplo, actualizar el currículum, escribir la carta de presentación, investigar las vacantes disponibles) puede ayudar a tu pareja a dar pequeños pasos hacia la vuelta a las actividades cotidianas normales.

Para las personas a las que les cuesta levantarse de la cama cada día, céntrate en levantarse, ducharse y comer una comida sana.

Es probable que tu pareja mejore con el tratamiento, pero tendrás que practicar la paciencia y la comprensión cuando trabajes durante un episodio depresivo.

Conoce las señales de advertencia del suicidio

El riesgo de suicidio es siempre elevado durante el trastorno depresivo mayor. Es importante conocer las señales de alarma y obtener asistencia médica inmediata:

  • Hablar de suicidio
  • Conseguir un medio para intentar suicidarse, como comprar una pistola o almacenar pastillas
  • Cambios extremos de humor: muy animado un día y profundamente desanimado al siguiente.
  • Retraimiento social
  • Preocupado con pensamientos de muerte
  • Cambios notables en las rutinas diarias normales
  • Sentirse abrumado por la desesperanza
  • Comportamiento arriesgado o autodestructivo, como abuso de drogas o alcohol o conducción temeraria.
  • Regalar pertenencias
  • Despedirse
  • Poner los asuntos en orden
  • Desarrollar cambios de personalidad

Cuidar de una pareja con depresión es emocionalmente agotador para el cuidador. Es importante practicar el autocuidado y aumentar tu propia red de apoyo durante este tiempo.

Sé un oyente activo

Puede ser difícil sentarse y escuchar cuando lo que realmente quieres hacer es intervenir y ayudar, pero tu pareja necesita que le apoyes, no que mandes.

hombre apoyando a pareja

Prueba estas habilidades de escucha activa:

  • Estate plenamente presente cuando hables. Guarda tus dispositivos y crea tiempo para escuchar
  • Utiliza señales no verbales, como asentir con la cabeza, mirar a los ojos e inclinarte para mostrar que estás escuchando.
  • Parafrasea lo que te dicen y haz preguntas de seguimiento
  • Utiliza respuestas empáticas como «eso suena difícil» o «entiendo por qué estás teniendo problemas en este momento».
  • No juzgues ni aconsejes.