mujer yoga playa

Formas de empezar a dedicarse tiempo

¿Tiendes a agobiarte con todo lo que ocurre en tu vida?

Ya sean las responsabilidades que se acumulan en el trabajo, las tareas que tienes que hacer en casa o las personas de tu vida que necesitan tu atención, puedes sentir que tienes demasiada carga mental si nunca consigues apartarte de todo ello.

Por eso es importante aprender a tomarse tiempo para uno mismo.

Entonces, ¿qué significa realmente dedicarse tiempo? ¿Cómo puedes conseguirlo sin que el mundo entero se venga abajo? Exploremos por qué el tiempo a solas es tan importante, además de 10 formas de empezar a reservar tiempo para ti.

¿Qué significa dedicarse tiempo a uno mismo?

Encontrar tiempo para ti significa reservar tiempo conscientemente. Este tiempo debe ser para ti y sólo para ti.

No se supone que sea tiempo a solas para ponerte al día con las tareas de tu lista de pendientes. Tampoco debe ser tiempo para pasar con tu pareja.

Reservar un tiempo para ti significa que puedes dedicarte a hacer lo que quieres, no lo que los demás creen que deberías hacer. Es una práctica de autocuidado sencilla pero difícil de poner en práctica para muchos.

Las personas que se toman tiempo para sí mismas pueden sentir el impulso de ser productivas en su lugar.

Pero con el tiempo, puedes practicar el hábito de dedicarte tiempo a ti mismo y simplemente permitirte existir sin tener que hacer nada. En definitiva, dedicarte tiempo a ti mismo es una forma de productividad.

¿Está bien tomarse tiempo para uno mismo?

Siempre pasan muchas cosas en la vida de cualquiera. Tendrás que pensar en el trabajo, las tareas domésticas, mantenerte al día con los amigos, pasar tiempo con tu pareja, cuidar de los niños y las mascotas, y muchas cosas más.

Pero puedes tomarte un tiempo a solas que sea para ti y sólo para ti. Es un paso vital para cuidar de ti misma.

Recuerda que tampoco tienes que ganarte el «tiempo para mí». Mereces tener este tiempo, aunque sientas que no has conseguido todo lo que deberías. Puede que tengas que hacer algún trabajo interior y cambios de comportamiento para aceptarlo, y eso está bien.

De hecho, tomarte tiempo para ti puede ayudarte a hacer este trabajo interior. Cuanto más lo hagas, más fácil te resultará.

¿Por qué es importante tomarse tiempo para uno mismo?

Hay varias razones por las que deberías incorporar tomarte tiempo para ti en tu plan de autocuidado.

En primer lugar, estos momentos a solas pueden darte tiempo para procesar tus pensamientos y sentimientos.

Además, si eres introvertido, el tiempo a solas te proporciona un descanso muy necesario para recargar las pilas antes de tu próxima interacción social.

Durante tus momentos a solas, también puedes practicar la autorreflexión y el autoconocimiento.

Puedes empezar a comprenderte más a ti mismo. No tienes que actuar para nadie ni impresionar a nadie. Esto significa que puedes ser tú mismo y observar cómo te sientes.

En estos momentos de soledad, también puedes empezar a comprender qué tipo de autocuidado necesitas. Puedes experimentar con distintas cosas que quieras probar y ver qué te funciona mejor.

Las investigaciones han demostrado que elegir pasar tiempo a solas puede tener beneficios, como aumentar la autoestima.

La gente suele considerarse sola si no elige pasar tiempo a solas. Pero al hacer una elección consciente no se suele sentir solo.

Más investigaciones sugieren que el tiempo a solas puede ayudarte a experimentar la libertad, la creatividad, la intimidad y la espiritualidad.

¿Cómo dedicarse tiempo?

¿Cómo puedes empezar a dedicarte tiempo a ti mismo, sobre todo si llevas un estilo de vida ajetreado?

Aquí tienes 10 formas de empezar a tomarte tiempo para ti y disfrutar de los beneficios de bajar el ritmo.

Expresa tus necesidades

No es tarea de nadie más adivinar lo que necesitas. Así que, si necesitas urgentemente tiempo libre a solas para tu salud mental, es importante que lo expreses.

Haz saber a tus amigos y familiares que necesitas tiempo para ti. Piensa en formas de pedirles su apoyo para conseguir ese tiempo si te cuesta encontrarlo.

Por ejemplo, podrías conseguir un compañero de responsabilidad que también se tome tiempo para sí mismo.

Cuestiona tu culpabilidad

¿Te sientes culpable por dedicarte tiempo a ti misma? ¿Te sientes culpable por ser madre?

Si es así, explora esa culpa. No la rechaces. Cuestionarte sobre tu culpabilidad es una parte clave de realizar un trabajo interior.

Pregúntate por qué te sientes culpable de tomarte un poco de tiempo para ti. Observa qué surge y aborda todas esas razones.

Si te ayuda, también puedes escribir un diario sobre ello. Escribe todas las razones que te hacen sentir culpable. Luego, profundiza y pregúntate si esa razón es realmente cierta.

Por ejemplo, digamos que te sientes culpable porque tu familia te necesita. Aunque sea cierto que tu familia te necesita, ¿el tiempo para ti te impedirá realmente mantener esa necesidad?

¿Qué necesitan realmente de ti? ¿No podrías ser de más ayuda y apoyo para tu familia si estuvieras bien descansado y pudieras recargarte tomándote algo de tiempo para ti? Y por último, ¿cuáles son algunas de tus necesidades que quizá tu familia podría ayudarte a satisfacer?

Aprende a decir no

Tu tiempo es precioso. Es el recurso más finito que tienes.

Puedes decir que no a cosas que no te apetezcan hacer con tu tiempo limitado. Aunque es importante hacer concesiones en tus relaciones, también es importante no decir «sí» a todo.

Si esto es algo con lo que luchas, empieza poco a poco antes de abordar un tema importante. Practica decir que no a cosas más pequeñas que te pidan.

Por ejemplo, puedes decir que no cuando alguien requiera tu atención inmediatamente mientras tú te diriges a ducharte.

A menos que alguien tenga una emergencia, no necesitas estar a disposición de todo el mundo en todo momento. E incluso en caso de emergencia, no siempre tienes que ser el salvador de todos. Aprende a llenar tu copa antes de derramar de ella.

Reserva tiempo para ti cada semana (o cada dos semanas)

Si tienes hijos, pareja u otras responsabilidades cruciales, reclama un bloque de tiempo cada semana para tener tiempo para ti, lejos de tu vida cotidiana y tu apretada agenda.

Tu pareja debería hacer lo mismo. Todo cuidador debe tener un tiempo indiscutible para sí mismo, de modo que pueda recargarse y volver fresco.

Si no es posible conseguir este tiempo para ti todas las semanas, inténtalo cada dos semanas. Alterna las semanas con tu pareja o con las otras personas con las que compartes responsabilidades.

Si no tienes pareja, acude a personas cercanas a ti. Estas personas pueden ser amigos, familiares u otras personas importantes en tu vida.

Establece límites en el trabajo

Tu jefe es importante para ti porque te da trabajo. Pero tú eres igual de importante para ellos, si no más.

Teniendo esto en cuenta, establece límites realistas con tu jefe. Ellos suelen establecer límites con sus empleados, y esto debería ir en ambos sentidos.

Por ejemplo, puedes establecer un límite saliendo a la hora en lugar de quedarte hasta tarde casi todos los días. Estos límites pueden ayudarte a lograr un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal, y a conseguir ese tiempo a solas que tanto necesitas.

Informa a tu jefe de cómo puede apoyarte. Por ejemplo, si eres madre trabajadora, dile lo que necesitas para cuidar de tu familia. Esto no sólo es bueno para ti: serás un activo mejor para tu empleador si puedes estar tranquilo mientras trabajas.

Pon en práctica una rutina de ejercicios

Encuentra una forma de ejercicio físico que te guste. Puede ser una forma estupenda de dedicarte tiempo a ti mismo. Una rutina de ejercicio puede mejorar mucho tu salud física y tu bienestar.

Si tienes hijos, busca un gimnasio que tenga guardería. Así te será más fácil asegurarte de que tienes suficiente tiempo a solas mientras haces ejercicio.

Si prefieres hacer ejercicio desde casa, busca entrenamientos virtuales que puedas hacer desde cualquier lugar.

Haz una pausa para comer a solas

Almorzar con los compañeros de equipo puede ser una forma estupenda de participar en la cultura de la empresa. Esto es especialmente cierto si tu empresa organiza actividades divertidas en el trabajo durante este tiempo.

Pero a veces, puede que necesites más tiempo a solas que tiempo para estrechar lazos. No te sientas culpable por tomarte la pausa del almuerzo a solas de vez en cuando.

Busca un lugar tranquilo en tu oficina con la comida preparada. También puedes ir andando a una cafetería o restaurante tranquilo cercano.

También puedes irte a casa si vives cerca de tu lugar de trabajo.

Ten una cita contigo mismo

Una cita no tiene por qué ser con otras personas. Márcate una cita contigo misma en el calendario, igual que harías si tuvieras una cita con un ser querido.

Respeta el compromiso de la cita. Si respetas a los demás lo suficiente como para acudir, entonces deberías respetarte a ti misma en la misma medida.

Durante la cita, prueba actividades que siempre hayas querido probar. Nadie puede estar en desacuerdo contigo.

Intenta no hacer nada

No siempre tienes que estar haciendo algo productivo. De hecho, no siempre tienes que estar haciendo nada en absoluto.

Aunque planear una cita contigo mismo puede ser una forma estupenda de experimentar algo nuevo, también puedes darte tiempo y espacio para no hacer nada.

No hacer nada también significa alejarse del teléfono o de la televisión. Intenta apartar las pantallas y las redes sociales para disfrutar de un momento contigo misma sin distracciones. Prepárate una taza de café. Respira hondo. Sonríe.

Encuentra formas de estar a solas con tus seres queridos

Es posible pasar tiempo junto a tus seres queridos, pero a solas. De este modo, cada uno puede estar solo pero seguir sintiéndose rodeado de sus seres queridos.

Por ejemplo, puedes planificar una hora de lectura tranquila para todos los miembros de la familia. Puedes poner música relajante de fondo, encender una vela y sentarte cerca de otra persona.

Dedicar tiempo a ti misma mientras tocas a tu pareja puede tener muchos beneficios, como reducir los niveles de cortisol. Así que el tiempo a solas no siempre tiene que ser completamente a solas.

Aprende a tomarte tiempo para ti y vuelve a ponerte en tu lista de prioridades

Si estás acostumbrado a dar prioridad a los demás, al principio puede resultar difícil dedicarte tiempo a ti mismo. Pero a medida que practiques esta habilidad, te resultará cada vez más cómoda.